domingo, 13 de diciembre de 2015

El Metodo "Pascal Poot", tomates sin agua ni pesticidas.

Hace unos días leí un artículo muy interesante en Internet, sobre un agricultor francés llamado Pascal Poot que ha desarrollado una técnica nada novedosa, pero si muy ingeniosa teniendo en cuenta los tiempos que corren. El titular del articulo que dice “Tomates sin agua ni pesticidas, el método que fascina a los biólogos”, ya es muy llamativo por si solo, y es que no es la primera vez que surgen noticias sobre métodos de cultivos sin agua que al final solo venden humo.

Pascal Poot y su gran sonrisa.

El articulo original tomates-sans-eau-ni-pesticide-cette-methode-fascine-les-biologistes, (que esta en francés), he podido encontrarlo traducido al castellano en una web argentina: Volver a la Tierra, que también os recomiendo; el resto del articulo esta sin traducir, así que disculpas por adelantado por mi pésimo francés.

Básicamente, el Método Pascal Poot (ya hay quien lo llama así por su importancia) se basa en seleccionar variedades de verduras y hortalizas de variedades locales y antiguas, e intentarlas aclimatar al terreno y las condiciones de cada sitio, haciéndolas pasar por un periodo de estrés y adaptación, al cabo de varias generaciones de selección, las variedades que mejor se han adaptado a nuestra finca son las que en pocos años funcionan mejor y dan una producción bastante aceptable prácticamente sin regar ni añadir ningún abono químico, por supuesto. Al parecer después de varios años de desarrollar esta técnica esta obteniendo una producción bastante buena en una finca de condiciones difíciles, poca lluvia y suelo pedregoso. Como dije antes sin querer pecar de soberbia, esta técnica no tiene nada de novedoso, ya que la selección es algo que han venido haciendo las mujeres y hombres desde el origen de la agricultura hace unos 10.000 años aprox., gracias a ello tenemos hoy la gran variedad de verduras y frutas comestibles que han llegado a nuestros tiempos, hasta que llegaron las empresas de semillas, ¡claro!, y la homogenización del mercado, que es lo que buscan las principales empresas semilleras del mundo. Así que teniendo en cuenta la tendencia actual de querer alimentar al mundo con solo un puñado de especies de verduras y plantas seleccionadas para una super producción, homogeneidad perfecta, híbridos, etc., que no están casi nunca adaptadas a condiciones climáticas adversas ni plagas, que es el escenario que se nos presenta teniendo en cuenta el cambio climático; se podria decir que este método es totalmente revolucionario.

No he podido profundizar demasiado aun en la Técnica Pascal Poot, aunque parece que ya hay algún estudio realizado por el INRA, en la web de Pascal Poot www.lepotagerdesante.com hay bastante información, podéis consultarla, cuando tenga algo más estudiada la técnica traduciré mas información de su web.

A continuación el artículo:

Pascal Poot es el agricultor que comenta “ Aquí el terreno es muy rocoso y el clima árido, a punto tal que robles de 50 años son mas bajos que una persona”; si bien sus métodos están muy lejos de la agricultura moderna, los cultivos son “hiperproductivos”, naturales y baratos. Por esta razón los científicos creen haber encontrado aquí, respuestas al cambio climático.

Germiando las semillas en la cama caliente de estiercol.

En la entrada de la granja de Pascal, aparece un cartel “Conservatorio del Tomate”, allí se encuentran tomates de variado tipo, desde perita amarillo hasta uno Negro de Crimea, todos producen en abundancia, sin agua, agrotóxicos ni fertilizantes, ha logrado hasta 25 kilos por planta.

“Empecé a plantar tomates en este campo lleno de piedras hace 20 años, en ese momento no había una gota de agua. Todo el mundo piensa que si tenemos que sembrar en estas condiciones las plantas mueren, pero esto no es cierto. De hecho, casi todas las plantas sobreviven”. El resultado, al comienzo fue de tomates pequeños, de tamaño ridículo, “…los vecinos me tomaron por un tonto, cuando guardaba semilla de esos tomates, pero al año siguiente pude cosechar 1 ó 2 kilos por planta, y si esperamos unos años mas ¡eso es grandioso!…Los vecinos comenzaron a ver que tenía mas tomates que ellos, entonces la gente comenzó a hablar y los investigadores vinieron a verme” Comenta Pascal.

Tiene 52 años pero parece eterno. Es hijo de campesinos, dejó la escuela a los 7 años, dice ser “completamente autodidacta”, crió ovejas y cultivó castañas, antes de especializarse en semillas. Mientras siembra las semillas, Pascal revela los detalles de su método: “la mayoría de las plantas que se llaman ahora” malas hierbas “eran plantas que se comían en la edad media, como el amaranto (kiwicha) o el Agropyron repens… Siempre me dije que si hoy en día son tan resistentes es precisamente porque nadie se ocupó de ellas por generaciones y generaciones.

Tomates sin tutor, la verdadera esencia de una planta rastrera.

Acá creo que es bueno recordar que con la misma óptica se puede ver el fenómeno de las malas hierbas en soja, que “sufriendo la presión de selección” del glifosato, en menos de 10 años han generado resistencia a dosis incluso crecientes de dicho agrotóxico y uno de los mas agresivos es el Amarantus o Kiwicha. Planta Inca resiste herbicidas de Monsanto por “hibridación”, según científicos británicos 

Pascal hace sus almácigos en macetas con tierra pobre, agotada (cansada) y las coloca en medio de un montón de estiércol en descomposición, cuya temperatura llegará pronto a 70°C durante varios días, lo que acelera la germinación de las semillas de tomate, pimiento y berenjenas. Esta técnica, muy antigua es conocida como “cama caliente” y lo utilizábamos en los almácigos de batata antes de la aparición del polietileno.

Variedades antiguas y locales, el gran tesoro de la agricultura organica.

Un genetista, biólogo y Coordinador de la Asociación Ambiental Bede, comenta sobre Pascal, lo menos que podemos decir que hay una gran independencia de espíritu, sigue sus propias reglas, que yo sepa a nadie le gustan…(¿?) Selecciona sus semillas en un contexto de dificultad y estrés para la planta, que las hace extremadamente tolerantes, mejora su sabor, calidad y son mas nutritivas.

Los investigadores están empezando a entender los mecanismos biológicos que explican el éxito del método de Pascal Poot, asegura Véronique Chable, especialista del INRA en el tema , que ha llevado a cabo investigaciones sobre Pascal Poot y sus selecciones desde 2004: “su principio básico, es poner la planta en condiciones desfavorables para que crezca. Esta práctica se ha olvidado, pero ha sido parte del buen sentido del paisano. Hoy en día se llama la herencia de características adquiridas, claramente hay una transmisión del estrés y los caracteres positivos de las plantas durante varias generaciones. 

Debe entenderse que el ADN es un medio muy plástico, no es solamente la mutación genética que provoca el cambio, también existe la adaptación, por ejemplo genes que están apagados pero que puede despertar. La planta hace sus semillas después de haber adquirido caracteres positivos, así que conserva algunos aspectos…. Esta adaptabilidad tiene un valor comercial.

Durante las visitas que hacían a Pascal, muchas personas llamaban para solicitarle semilla : El agricultor vende sus semillas a varias semillerías orgánicas, incluyendo Germinance.

Kevin Sperandio, artesano semillerista de Germinance, explica: “el hecho de que las semillas de Pascal están adaptadas a un suelo difícil es que tienen una capacidad de adaptación enorme, para todos los climas y regiones. No tenemos los medios para hacer este tipo de pruebas, pero estoy seguro que si hacemos un ensayo entre una variedad híbrida,una de Pascal Poot y una semilla orgánica clásica, serían aquellas del Conservatorio del tomate que podría obtener los mejores resultados”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario